Fecha

Son las 9 de la mañana de un domingo y un ataque informático ha trastocado mi rutina matinal. Resulta que la red de bibliotecas públicas de Quebec ha tirado abajo varios servicios como medida de precaución:

Due to a cybersecurity breach, we have had to shut down part of our online services. A thorough analysis of our computer systems is ongoing and we are in contact with the Centre gouvernemental de cyberdéfense (CGCD, or government cyber defence centre).

Llevo un tiempo aficionándome a leer el New York Times por la mañana. Como cualquier otro periódico, no ofrece la Berdaz (TM), pero si uno tiene en cuenta los sesgos de partida y se lee hasta el último párrafo de las noticias1, es bastante aprovechable. Resulta que con mi suscripción a BAnQ, leerlo me sale gratis.

Todo esto me vale para enlazar con algo que llevaba varios días queriendo contar y que, aunque a mí me parece de perogrullo, seguramente no lo será para mucha gente. Ya había contado algo parecido hace un tiempo, pero en formato mucho más largo, así que ahora seré breve.

Si tienen una biblioteca pública cerca, acérquense y háganse socios. No les costará nada (es más, ya las están pagando) y les darán acceso a un catálogo casi interminable no sólo de libros (que, gracias a las maravillas del préstamo interbibliotecario, podrán reservar y recoger cuando les venga bien), sino también de periódicos y revistas mediante acceso electrónico.

Repito, para los del fondo: ¡ya están pagando por sus bibliotecas! ¡Les sale más barato usarlas que no usarlas!


  1. la chicha muchas veces suele estar pasado el décimo. Los artículos se escriben últimamente en formato de pirámide con voladizo