Isaac Asimov tiene una historia de ciencia ficción sobre las elecciones en el futuro. Me he acordado hoy haciendo lo que comenté ayer.

Como habría podido prever Murphy, la web del Ministerio del Interior con los resultados de las elecciones sabe que vive en 2019 y necesita hacer todo en JavaScript, así que hay que renderizar absolutamente toda la web para poder descargarse las tablas. Tras unas tres horas de pegarme con Selenium, al final conseguí algo que medio funcionaba siempre y cuando la humedad se mantuviese constante. Gracias a Juan, que me envió un e-mail con un enlace a este tweet, también tiré de dos archivos JSON que había en el servidor de Unidad Editorial, y que me estuve descargando cada minuto. Y menos mal, porque efectivamente mi cacharro dejó de funcionar a eso de las 11 de la noche, hora española. Esto de que sea más fácil coger datos públicos a través de empresas privadas me encanta.

No he publicado el código porque me da mucha vergüencita. Si alguien lo quiere, que lo pida, que no tengo inconveniente en enviárselo. Pero es feo.

Total, que yo sólo quería ver cómo de grande es el efecto de que las urnas con más papeletas tarden más en escrutarse1 y por eso típicamente los votos de la derecha, que sabe a lo que estamos, salen más hacia el final, como el malo de las películas. Más o menos así:

Cambio en el número de diputados según el porcentaje 
escrutado

Me iba a poner a cambiar la escala de color para que los partidos también aparecieran por orden en la leyenda, pero ya vale la broma por hoy.


No he visto los discursos de los partidos, pero si en COZ no han salido con una camiseta de "Vote for Pedro" han suspendido primero de troll. También es posible que en esa sede no sepan de qué les estoy hablando.


¿Se han fijado en que todos los partidos oscilan un poco, menos Ciudadanos, que es prácticamente una raya perfecta? Ay, qué tiempos.


  1. o eso creo. A lo mejor esto es por algo completamente diferente.