No sabemos dónde estamos en medio de toda esta crisis. La narrativa en la mayor parte de los países que tienen brotes importantes es que ya estamos llegando al pico de la curva, si es que no lo hemos pasado ya, y la situación está contenida, y a partir de ahí se empezará a abrir la mano con esto del distanciamiento social / físico, volverán a ir abriendo negocios, la gente que ha perdido su trabajo volverá poco menos que al mismo que tenía y todos juntos volveremos a la normalidad1. Todo va a seguir igual hasta que empiece a ir mejor, y además queda poco para esto. Aguanten, que ya casi lo estamos tocando.

En resumen, algo como esto:

Todo irá 
bien

También cabe la posibilidad de que estas estimaciones basadas en datos incompletos estén errando por mucho. Que las consecuencias económicas, sociales y psicológicas de todo esto no empiecen a asomar la cabeza en toda su magnitud hasta dentro de unas semanas o unos meses. Que la segunda oleada (o la tercera, o la cuarta) puede que sea peor que la primera. Que hay muchos más esqueletos con forma de residencias de mayores por ahí y todavía no sabemos dónde. Es más, no sabremos dónde están hasta que se nos caigan encima.

Lo que quiero decir es que:

Todo irá 
mal

Veremos.


Unos minutos musicales.


  1. que ya saben que no ocurrirá. Ya lo dije en otro artículo anteriormente y lo repito: da igual cual fuera su situación antes de todo esto, después va a ser mucho más precaria. El sistema funciona así.