Allá por 2015 hice un par de pequeños scripts para explorar los resultados de las municipales de 2011 a nivel de mesa electoral. Una de las gráficas que generé fue la siguiente, para los resultados de Madrid:

Aquí había encontrado mandanga y no me había dado cuenta 
todavía

Aparte del uso completamente desquiciante y gratuito del color, una de las cosas que saltan a la vista es que algunos de los resultados no parecen encajar mucho, como esas mesas con cerca de un 50 % de voto a La Falange y otras hierbas. Por aquel entonces dije:

Estoy revisando el código porque esos outliers que salen de vez en cuando me están volviendo loco, pero en general creo que está usable.

Y más o menos me olvidé del asunto, pero la idea me seguía picando en algún rincón al fondo de la cabeza, así que hace unos días descargué ese viejo código y me puse a mirar dónde podía estar el error prácticamente desde cero... y me volvió a salir lo mismo.

Así que con el cachondeo cogí la mesa 012 (U) del distrito 8 (Fuencarral / El Pardo) y comenté en un grupo de WhatsApp con colegas que habría dado dinero por ser apoderado ahí:

  • La Falange - 49,71 %.
  • Por Un Mundo Más Justo - 26,21 %
  • Partido Antitaurino Contra El Maltrato Animal - 12,11 %
  • Unión por Leganés - 7,9 %

Y estaba yo con el jijijaja hasta que alguien comentó lo obvio: que esto tenía que ser que los datos no eran todo lo fiables que deberían. Y yo ya había revisado mi código varias veces, así que lo que quedaba es que de verdad los archivos de entrada estuviesen mal codificados. Los datos a nivel de mesa electoral se pueden descargar desde esta página del Ministerio del Interior yendo abajo del todo, a Extracción de datos, y eligiendo las elecciones que nos interesen.

Una comprobación sencilla es hacer la suma por partido, y eso tiene que dar lo mismo que los datos publicados en la web del Ministerio del Interior o en este Acuerdo de la Junta Electoral Central publicado en el BOE, página 351 si los archivos de han leído correctamente. Y vaya, sale.

Por supuesto, cabe la posibilidad de que realmente esa mesa fuese así. Pero por ejemplo, la mesa 007 (B) del distrito 7 (Chamberí) también tiene casi un 47 % de voto a La Falange; la mesa A de la misma sección tiene un 47 % de voto al PP. Así que efectivamente hay algo que baila.

Con estos datos y otros pocos ejemplos más, escribí al Ministerio del Interior, que es quien ofrece estos datos. Su respuesta llegó a los pocos días:

Efectivamente, se produce el descuadre que nos comenta. Sin embargo, la Junta Electoral Central ha validado y publicado los datos que figuran en el archivo.

Teniendo en cuenta cómo procede el recuento, imagino que ha habido algún error en la entrada de datos después del recuento final en la JEC1.

En 2011, en Madrid, hubo 12 mesas en las que algún partido tuvo un porcentaje de voto 20 veces superior a su media2.

En las municipales de 2015 hay 3. En la mesa 104 (B) de Vallecas, un partido llamado Ciudadanos Libres Unidos ocupó la cuarta posición. En la mesa A, era Ciudadanos. La mayor parte de los ejemplos son así: nombres de partidos similares que cambian puestos.

Desde donde estoy me es difícil contactar con la Junta Electoral Central. Por pura curiosidad me gustaría saber si se pueden consultar las actas de cada mesa, incluso años después de las elecciones; desconozco si se guardan o digitalizan de alguna forma. Si a alguien después de leer esto también le pica la curiosidad y puede mandarles una consulta, mi dirección de e-mail está aquí, si les apetece compartir su respuesta.


Antes de que salte el Colectivo Elvis Vive, esto no pasa de ser un chascarrillo. Son unos pocos cientos de votos los que están presuntamente mal asignados.


Aquí tienen un notebook con todo esto.


  1. ¡O que de verdad esas mesas tuviesen esos resultados! En cuyo caso, me reafirmo en que habría sido la hostia pasarse por allí aunque fuese diez minutos. 

  2. que es el criterio que he usado para encontrar mesas sospechosas, y no tiene por qué ser el único ni ser el mejor, pero los resultados son obvios.