No he visto esto en periódicos españoles todavía, así que aquí va un pequeño resumen.

Brevemente: la CBC publicó hace dos días los resultados de una investigación que descubrió dispositivos Stingray cerca del parlamento canadiense, en Ottawa.

Someone is spying on cellphones in the nation's capital.

Al día siguiente, tanto el servicio secreto (CSIS) como la policía montada (RMCP) anunciaban una investigación.

RCMP, CSIS launch investigations into phone spying on Parliament Hill after CBC story.

Hoy por la mañana se publicaba que también se habían encontrado estos dispositivos en el aeropuerto de Montreal.

Devices that track, spy on cellphones found at Montreal's Trudeau airport.

Justo esta misma tarde, la RCMP ha anunciado que estos trastos son suyos.

RCMP reveals use of secretive cellphone surveillance technology for the first time.

Continuará. Fijo.


Hace unos pocos días la fiscalía retiró los cargos contra varios presuntos miembros de la Mafia. Una de las hipótesis que se manejan para explicar esto es que la vigilancia se hizo de forma poco ortodoxa.

Ya que estamos, lo de la Mafia en Canadá (y más concretamente en Quebec) es de libro. El año pasado, sin ir más lejos, tirotearon en Laval --a un tiro de piedra de Montreal-- a un supuesto subalterno de uno de los antiguos padrinos locales, Vito Rizzuto. Se cuenta muy bien todo el tinglado en Mafia Inc., de André Cédilot y André Noël. El original es en francés, pero hay una traducción al inglés con el mismo título.


No relacionado directamente con lo anterior, pero ofrece otro vistazo al futuro que nos espera (que ya es el presente que disfrutamos):

7,500 people to get texts asking for info in Frederick John Hatch homicide, OPP say.

In a move they're describing as "extraordinary" and "unprecedented," Ontario Provincial Police will send text messages to about 7,500 people on Thursday to ask for information about an unsolved homicide. [...]

The texts — one in English and one in French — will be sent to thousands of people Thursday.

The numbers were obtained from a cell tower near the Ottawa discount store.