Fecha

El optimista espera que Vladimiro se líe a pepinazos y nos ahorre los años de barbarie fascista que nos esperan a la vuelta de la esquina.

El pesimista sabe que eso no pasará.

Tu optimismo me 
repugna