El otro día estaba leyendo la cronología del famoso Tour de la Manada1, y en la introducción se menciona a un tal Joey Skaggs, cuyo nombre no me sonaba pero que prometía; alguien que se dedica a colársela a los medios de comunicación de forma profesional no merece más que admiración y respeto. En YouTube hay un documental sobre su vida y milagros, así que me puse a verlo en una de estas tardes de semi-confinamiento con ola de calor en Montreal.

Uno de sus primeros montajes consistió en anunciar un burdel para perros. No solamente se presentó como tal a los medios, sino que Skaggs envió cartas a varios periódicos haciéndose pasar por alguien que había llevado allí a su perro para apuntalar la existencia del burdel con "pruebas" adicionales y para crear controversia: varias de esas cartas detallaban experiencias bastante negativas.

Pero hete aquí que Skaggs empezó a recibir peticiones de gente que quería ir al burdel pero para "consumo propio". Y entonces comenta (traducción propia, a partir del minuto 20 en el documental enlazado más arriba):

Creé otra controversia cuando empecé a recibir muchas llamadas de gente que quería mantener relaciones con los perros, o ver a los perros follándose a mujeres, así que pensé "Aquí hay otra oportunidad". Creé una distracción para que la gente no cuestionara la premisa inicial. Publiqué una segunda nota de prensa que decía: "Es absolutamente falso que haya contacto entre humanos y animales en el burdel". Y eso tuvo el efecto de hacer que la gente no pensase si realmente había un burdel para perros, sino que estaba pensando: "¿Hay gente que folla con perros? ¡Dios mío!"

Y es un poco como un país que tiene una monarquía pero se pone a discutir si es muy corrupta o solo lo normal. Pues lo mismo.


  1. les recomiendo encarecidamente que se lean toda la página, de principio a fin.