No sé si lo han dicho mucho por las noticias en España, pero en Quebec tuvimos la semana pasada una ola de calor de esas que matan gente. 70 muertos se han contabilizado ya, y posiblemente el número se quede así.

Las temperaturas a simple vista no han sido nada estratosféricas, pero la bolsa de aire caliente nos ha estado sobrevolando más tiempo que otras veces:

Ola de 
calor

Como decía, las temperaturas no han sido nada escandaloso sobre el papel (35 grados como mucho, más o menos), pero si a eso le sumamos la humedad la cosa era bastante insoportable. Aquí en Canadá usan el humidex, que es un índice que se sacaron unos meteorólogos locales de la manga en los 60 y que viene a ser una especie de indicador de sensación térmica: todo lo que sea más de 40 es muerte con susto:

  • 20 to 29: Little to no discomfort
  • 30 to 39: Some discomfort
  • 40 to 45: Great discomfort; avoid exertion
  • Above 45: Dangerous; heat stroke quite possible

Teniendo en cuenta eso, los días pasados han tenido este aspecto (datos de aquí y gráfica hecha con un script de R que no creo que merezca la pena poner en ninguna parte; la línea roja es el valor de humidex si el valor está presente, o la temperatura normal y corriente si no):

Mucho 
calor

Así que hemos pasado unos días en los que básicamente no se bajaba de 35. La casa estaba caliente. Las paredes estaban calientes. Cogías un vaso para beber agua y estaba caliente. Te tumbabas para dormir y la cama estaba caliente. Y aquí, que la gente sale en camiseta a -30 grados para tirar la basura1, las casas tiene calefacción, pero el aire acondicionado es algo un poco más exótico2.

Y el viernes pasó algo curioso: no hubo viernes. Desde el jueves por la tarde hasta el sábado de madrugada, la temperatura no hizo más que bajar. El viernes salimos a tomar algo con unos amigos, aprovechando que ya se podía salir de casa sin que pareciese que nos estábamos agarrando a la valla de Terminator, y nos tuvimos que volver prácticamente corriendo por la rasca. Dentro gráfico:

La 
bajona

30 grados en día y medio. Este país está loco, se lo digo yo.


  1. yo lo hice una vez, para probar. Estuve fuera de casa un minuto y cuando volví a entrar tuve la sensación de que se me había roto algo por dentro. 

  2. nosotros conseguimos uno el lunes pasado. Básicamente llegamos a la tienda y me abracé al que les quedaba de exposición como Trump a la bandera, hasta que me trajeron una caja para embalarlo.