Historieta 1:

The Syndicate mailing list imploded and went down in August 2001, destroying the life-line of the Syndicate network. The network had been in a shaky situation for a while, due - we believe - to the destabilisation of the problematic balance between personal contacts of list members, lurking and filtering-and-not-reading-let-alone-posting subscribers, and a growing number of self-promoters who used the list as a personal performance space and disregarded the social rules of the online community.

Fuente.

Historieta 2:

[...] Fed up with the race-to-the-bottom routine, she posted a curt, sociological summary called "The Natural Life Cyles of Mailing Lists." According to her theory, all lists went through initial stages of "enthusiasm" and "evangelism" that rapidly spiraled down into "discomfort with diversity," and then to "stagnation," "smug complacency" or (if you're lucky) "maturity."

She missed one critical step between "discomfort" and "maturity" -- spontaneous combustion. Not all mailing lists go through it, and even the bad cases usually survive. But more often than not, a single person lights the fuse.

Fuente.

Muchas cosas pueden pasarle a una lista de correo. Además de las mencionadas arriba está la invasión de trolls, el hartazgo de los moderadores, servidores que cascan sin un backup conocido (le puede pasar a cualquiera, incluso a asociaciones dedicadas al software libre) y gente que hace top-posting.

Creo que una de las primeras cosas que hice cuando tuve acceso a Internet y me enteré un poco de cómo funcionaba todo el tinglado fue suscribirme a un par de ellas. No daré nombres, porque no es un artículo de esos, pero es ahí donde más he he tenido el gusto de encontrarme con discusiones tremendamente constructivas, más que en los comentarios de los blogs (en general, con excepciones) y las discusiones de Facebook o Twitter.

Por un motivo o por otro (falta de tiempo, la tesis, ponga aquí lo que considere oportuno) terminé desuscrito de muchas de ellas. Desde que dejé los "medios sociales" he recuperado esas suscripciones, al menos de las que siguen vivas; algunas están pendientes de que llegue alguien a tirar del cable y de otras no quedan ni los archivos.


Relacionado: me da la impresión de que muchos de estos foros logran mantener un nivel de señal a ruido alto porque, al ser clubes semi-privados (la suscripción, incluso en aquellas completamente abiertas, es un poco más compleja que leer un blog o apuntarse a un grupo de Facebook), se forman pequeñas comunidades con su folclore y sus idiosincrasias. Es más difícil conseguir esto en un entorno completamente abierto en el que cualquiera puede entrar, soltar su tontería y marcharse. La dedicación recompensa, pero solamente a largo plazo.


Wikipedia: Electronic mailing lists.


Alguien debería escribir un plugin para gestores de listas de correo. Si un e-mail de respuesta

  1. responde encima del contenido citado.
  2. tiene un porcentaje mayor de un tanto por ciento (configurable) de contenido citado.

el mensaje se rechaza y se envía al remitente un manual de netiqueta mínimamente completo.