Recupero mi antiguo blog en su dominio original. Recupero no es exactamente el término adecuado. Como acabé algo cansado de tareas de administración de WordPress, me he terminado decantando por pelican, un sistema que genera páginas HTML estáticas que se suben al servidor y que descubrí por casualidad hace unos días. Medium ha estado bien como apaño temporal, pero no me termina de gustar eso de tener el contenido en los servidores de los demás.

De momento lo publico en modo sólo lectura. He pensado en ponerle a esto un Disqus, pero repito lo que decía en el párrafo anterior: al final es algo completamente ajeno a mi control. No obstante, si me quieren decir algo sobre alguno de los artículos, ahí está mi cuenta de Twitter en el lateral o, mejor aún, cojan mi clave pública GPG. Ahí va también mi dirección de correo.

El feed RSS está donde ha estado siempre, así que no tienen que preocuparse por cambiar nada si ya estaban suscritos al antiguo.