Debates del Economist

El otro día, buscando información sobre un determinado asunto, terminé dando con el archivo de debates del Economist.

Estos debates se celebran siguiendo un formato muy bien definido: un moderador presenta el tema a debatir, sobre el que presentarán sus argumentos dos ponentes, uno a favor y otro en contra de la proposición que se está discutiendo, en tres tandas diferenciadas (apertura, réplica y conclusión). Los lectores pueden aportar sus comentarios y de vez en cuando se intercalarán en la discusión artículos de expertos invitados.

La duración de la discusión es de varios días, durante los cuales se registran los votos de los lectores para estimar el cambio de postura resultante tras la conclusión. Pueden ver un ejemplo en el último debate celebrado, sin ir más lejos.

En una época en la que nos estamos acostumbrando, tristemente, a que debatir es gritar consignas de forma más convincente que el contrario, este tipo de mecanismos se me antojan casi casi obligatorios. Yo, como lector de prensa, lo agradecería enormemente. Creo que no hay mejor manera de contraponer argumentos que por escrito y con varios días para preparar la réplica; los “debates” a los que nos tiene acostumbrados la televisión hace mucho que dejaron de servir para algo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone
Esta entrada fue publicada en Opinión. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Debates del Economist

  1. Abraxas dijo:

    Echo de menos una contrarréplica. Una etapa en la que se pueda contestar a los contraargumentos del contrario sin añadir nuevos puntos a tu argumento. Más que nada para evitar respuestas falaces y permitir la concesión de argumentos al contrario (parcial o totalmente), de forma que la conclusión pueda quedar más centrada.

Los comentarios están cerrados.